En 2003 yo estaba sufriendo dolores en la espalda baja. Cuando pregunté a mi médico que podía hacer, me sugirió que cambiara mi estilo de vida y que dejara de surfear y hacer tanto deporte. Me dijo que si continuaba así, iba a tener que operarme pronto. Esto fue un gran golpe que me hizo pensar que tenía que encontrar una manera mejor de cuidarme.
Empecé a estudiar sobre estiramientos, y después de una conversación con un amigo, decidí intentar hacer yoga. En ese momento no creía que el yoga me iba a mostrar grandes resultados, pero tan solo después de dos semanas haciendo yoga con regularidad empecé a notar grandes cambios y podía ver la luz al final del túnel. El dolor que tenía en la espalda desapareció muy rápido, fue increíble.
Esta magia empezó a implementarse en mi surf también. Con el yoga fui capaz de mejorar mi flexibilidad, equilibrio, velocidad, coordinación, concentración y confianza en las olas más grandes. Empecé a completar maniobras que era incapaz de completar antes y esto me hacia muy feliz.
Cuanto más practicaba yoga, mejor me sentía dentro y fuera del agua: más tranquilo, concentrado y estructurado no solamente en el surf, sino también en mi vida diaria.
Tiempo después, decidí pasar algunos meses en Hawái. El yoga fue una gran parte de mi preparación física y mental antes y durante el viaje. Surfee olas en Pipeline, Waimea, Sunset y varios otros lugares en días de oleaje sólido, y gracias a la confianza en mí mismo y la concentración que había adquirido practicando yoga, ¡todo salió muy bien! Me encontré surfeando olas fuertes y pesadas que nunca había imaginado que iba a ser capaz de surfear antes.
Cuando volví a Lanzarote conseguí coger olas más grandes y de nivel aun más alto de una manera mucho más calma, y verdaderamente aproveché lo mejor que tenemos aquí – ¡Lanzarote no se llama el “Hawái Europeo” sin razón! Y claro que volví a hacer clases de yoga, así que volví, y a partir de entonces lo practico varias veces por semana.
El yoga me ayuda mucho con mi bien estar físico y mental. Mejora todo aspecto de mi surf y de mi vida en general. Y no soy el único que entiende esto: hoy en día todos los surferos profesionales practican yoga como parte de su preparamiento psicológico y por la salud. ¡Pregunta a Kelly Slater como consigue continuar a brillar como uno de los 3 mejores surferos del mundo con 42 años!

Por Evandro Muñoz

Share This